Historia

Los orígenes de El Álamo están ligados a la historia de Toledo. Datan de la Edad Media hacia el siglo XVI. Las tierras que se encuentran alrededor del río Guadarrama fueron conquistadas en 1085 por el Rey Alfonso VI, siendo expulsado el pueblo árabe por los cristianos de lo que hoy día se conoce como Villaviciosa de Odón (antes Calatalita) y la cuenca del río Alberche. Con este asentamiento, el pueblo segoviano vio ventajas económicas en ocupar la zona Sur de la Sierra madrileña, dando lugar a los llamados sexmos, tierras a las que se trasladaron con el fin de aprovechar sus recursos.

El sexmo de Casarrubios del Monte abarcaba, entre otras poblaciones, las tierras del municipio de El Álamo. Hasta el siglo XV se mantendrá la línea dinástica de los señores de Casarrubios formando parte de sus tierras la actual demarcación del municipio. En el mismo siglo, Enrique IV concede la villa de Casarrubios a su hermana la entonces, infanta Isabel, futura Reina de España. Dos días después de tomar posesión de su Reino, Isabel la Católica las concedió como tierras señoriales a su mayordomo, Gonzalo Chacón, como premio al servicio prestado a la Corona. Enmarcado en el señorío de Chacón, al borde del camino de Extremadura, se encontraba la Venta de Toribio Fernández Montero. Fue el propio señor quien la rebautizó con el nombre de El Álamo. La Venta ha sido considerada durante muchos años el núcleo originario de lo que hoy es este municipio. Las tierras de El Álamo fueron desde entonces señorío feudal que luego pasaron a manos de los Condes de Casarrubios del Monte. El 25 de abril de 1662 el municipio logró el privilegio de convertirse en villazgo, consiguiendo por primera vez su separación de Casarrubios del Monte. El Álamo sufrirá durante el siglo XVIII la única penalidad que aún no había padecido: la guerra. Así, será la denominada “Guerra de Sucesión” por el trono de España, tras la muerte del último miembro de la dinastía de los Austrias, la que marque el futuro del municipio. La encrucijada en la que se ve envuelto el pueblo no se debe al levantamiento en armas de los alameños en favor de uno de los dos bandos, sino a que se encontraba en el lugar más inoportuno durante el conflicto: justo dentro de la zona de batalla donde saldría triunfal Felipe V. El municipio, durante la guerra, vio gravemente mermada su población, que disminuyó de 635 habitantes a 250 y perdió más de la mitad de sus ciudadanos. El siglo XIX también significará un periodo de agitación por las incursiones de las tropas francesas, primero, y más tarde por las cuadrillas de guerrilleros. La última contienda importante que afectará al municipio será la Guerra Civil española.

iglesia_antigua

Lugares de interés

Iglesia de Santiago Apóstol, y la Ermita Nuestra Señora de la Soledad (La ermita de Nuestra Señora de la Soledad, que data del siglo XVI y se encuentra situada en la Avenida de Madrid, es considerada el edificio de mayor antigüedad que se conserva en este término municipal. Su privilegiada ubicación al lado del camino, y el hecho de que contará con un pozo de abundante agua fresca, fue, entre otras características, lo que propició el episodio más celebrado de su devenir histórico: albergar durante una noche el cuerpo de San Isidro. Este acontecimiento se produce en 1619, cuando el rey Felipe III, a su regreso de un viaje a Portugal, enferma de gravedad, debiendo guardar reposo en Casarrubios. Los médicos temiendo por su vida, recurren a la intercesión de San Isidro, cuyo cuerpo es trasladado desde la Corte al encuentro del monarca. El viaje se realiza por el Camino Real de Extremadura, pero ante la crudeza del clima otoñal, la comitiva se ve obligada a realizar varias paradas, entre las que se encuentra la de El Álamo. Según las crónicas de la época, la presencia de la reliquia en el pueblo y la recuperación del rey impactan gratamente a los alameños. Ante el deseo de la población de que se oficiaran las misas en la ermita y como prueba de la devoción que sienten por esta imagen vestidera de la Soledad, se crean los denominados “inventarios de alhajas” que recogen todos los objetos sagrados y ropas litúrgicas, que eran de uso exclusivo de dicha ermita. Actualmente la ermita se encuentra emplazada en la Plaza de Aveizieux, pueblo francés hermanado con el municipio).

ermita